Claves a la hora de contratar a un cerrajero

11 de Enero de 2021

Si nos encontramos en la tesitura de tener que disponer de los servicios de un profesional de la cerrajería, es muy común abalanzarse precipitadamente hacia una de las primeras ofertas que inundan la red. Esta forma de proceder, aunque entendible debido a la urgencia que la gran mayoría de veces acarrea la situación de no poder entrar en una vivienda o local, es tremendamente imprudente. Desde TEKNIRAPID aconsejamos encarecidamente cerciorarse de la profesionalidad y capacitación de la empresa que va a realizar el servicio. Poco hay más importante que la seguridad de su propia vivienda, y vale la pena reflexionar un instante para poder tener la certeza de estar protegidos.

Veamos algunos de los consejos más básicos a tener en cuenta:

Siempre pida presupuesto

Desafortunadamente, nuestro gremio es especialmente prolífico a la aparición de profesionales de muy dudosa reputación cuyo principal objetivo es sacar tajada del desconocimiento de los clientes. Para ello, restan al acecho de algún incauto que, apremiado por una acuciante emergencia, cae en sus garras. En los más de 10 años que llevamos en este sector, hemos asistido incrédulos a auténticos actos de piratería por parte de supuestos compañeros. Han llegado a nuestros oídos prácticas difíciles de asimilar: precios absolutamente desorbitados, aprovecharse del seguro del hogar de los clientes y en los casos más extremos hasta delitos de tipo penal como colocar silicona en las cerraduras para conseguir más clientes. Con el fin de evitar sorpresas y ser engañados, es indispensable que el cerrajero nos informe con anterioridad del coste del servicio. Un buen cerrajero nunca trabaja sin un precio aceptado por el cliente de antemano: ésta es la manera más sencilla y efectiva de pillar a un sacacuartos. Si bien es cierto que presupuestar un servicio solamente por teléfono muchas veces no es posible, el técnico siempre deberá solicitarle una fotografía de su cerradura, bombín o elementos en cuestión y con ello va a tener toda la información necesaria para brindarle un presupuesto muy aproximado acorde con la instalación y nivel de seguridad que usted demande. La claridad y la transparencia son innegociables.

Asesoramiento personalizado

Un buen profesional de la cerrajería se caracteriza por disponer de amplios conocimientos de las diferentes técnicas, herramientas y materiales a utilizar en un servicio. Desde diferentes marcas y modelos de cerraduras a diferentes niveles de seguridad: medidas anti-bumping, materiales de acero reforzado, resistencia al taladrado, imposibilidad de ganzuado y un sinfín de posibilidades que todo profesional que se precie debe conocer y ser capaz de asesorar al cliente sobre cuál es la mejor opción disponible de acuerdo con las necesidades específicas del mismo. Siempre trabaje con cerrajeros certificados que le aseguren un trabajo de calidad y rehúya de profesionales que se presenten con escasas herramientas y poco material disponible. Se trata de un claro síntoma de un cerrajero sin experiencia que no nos podrá asegurar una instalación óptima, ya que dispone de una pobre formación y solamente conocimientos básicos. En TEKNIRAPID estamos orgullosos de proclamar a los cuatro vientos que contamos con un excelente equipo de técnicos con amplia experiencia en el sector de la cerrajería que le asesorarán sin compromiso acerca de las soluciones más adecuadas a su problema. Trabajamos con más de 20 proveedores, porque cómo bien sabemos en este gremio, cada casa es un mundo, y por ende cada puerta un universo de posibilidades.

Exija una factura del servicio

Por descontado, el compromiso con la legalidad y las buenas prácticas debe ser un elemento indispensable de cualquier empresa seria. En un rubro tan competitivo com el de la cerrajería, esto deviene si cabe aún más imprescindible. Debido a la falta de profesionalidad de algunos de ellos, pagamos justos por pecadores. Se han dado algunos casos de trabajos defectuosos que, una vez cobrados, el cerrajero (para no llamarlo sivergüenza) se ha desentendido por completo de cualquier incidencia derivada de su propia incompetencia o mal hacer. A fin de eludir este tipo de situaciones, exija siempre la factura por el trabajo hecho, aunque no va a a hacer falta si contacta con un profesional verdadero: se da por más que supuesto. Ésta deberá constar de todos los conceptos como mano de obra, material, desplazamiento o IVA adecuadamente desglosados y claros, además de facilitar un contacto donde el cliente se pueda dirigir en caso de posibles reclamaciones. No colabore con la economía sumergida de la cerrajería: por ética, pero también por su propio confort y seguridad. Una mala instalación puede llegar a ser un auténtico quebradero de cabeza y a la postre costarle muy caro.

Absoluta disponibilidad

Por definición, las urgencias no avisan. Nunca se sabe cuándo se puede presentar una situación imprevista: ya sea una pérdida de llaves, un intento de forzar la cerradura por intento de robo, una persona mayor que se ha caído en el interior del domicilio o cualquier otro percance que se pueda producir. Es por eso que muchas veces un servicio de cerrajería no puede esperar, demanda immediatez y apremio. Una empresa seria de cerrajería debe prestar sus servicios las 24 horas del día todos los días de la semana y ser capaz de llegar a cualquier lugar dentro de su área de trabajo en un tiempo nunca superior a los 25-30 minutos. Desconfíe de tiempos de espera alrededor de la hora, es muy probable que tal demora venga asociada con algún tipo de opacidad: puede ser que la empresa en cuestión disponga de muy pocos técnicos disponibles o vengan de alguna localidad lejana al lugar del servicio. Demande cercanía: las probabilidades de contar con un buen servicio se incrementarán exponencialmente.

Ya lo sabe, la próxima ocasión que necesite un servicio de cerrajería, piénselo dos veces. Va a merecerle la pena.